Archivo de la categoría: Uncategorized

pinta el paritorio, que hay sitio

ImagenPues sí: parece que existe la extraña costumbre de abroncar cariñosamente a los niños por nacer… pintando las paredes de la sala de espera del paritorio del Juan Ramón Jiménez. A ratos, cuando llevas allí dos horas, resulta hasta curioso. Lo que no sé es si estos futuros abuelos tan alegres se dedicarían, en un arrebato de euforia, a escribir en las paredes de su casa. Me huelo que no. ¿Vandalismo familiar? Lo veo más plausible.

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

señales de vida en el viejo mercado

Imagen

Para que veáis que esta nostalgia mía no ha sido cosa de un post. Este mismo fin de semana, aprovechando que el tiempo nos dio un respiro soleado, bajé al solar del antiguo mercado. Una de las pruebas de que la zona acredita todavía vitalidad y solera es que los alrededores postapocalípticos del parking donde se levantó el mercado del Carmen registran todavía actividad comercial. Venta ambulante de coquinas, palmitos o romero; también las tiendas de cachivaches de toda la vida, con el género tendido al sol como los guiris; los cuchillos de Aquilino. Y, por supuesto, la parroquia del Central, que, como se puede apreciar en la foto, el pasado sábado se empleaba a fondo. Bueno, y yo mismo, haciéndome pasar por turista noquedado tirando fotos a diestro y siniestro. Ay, si ellos supieran.

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

nostalgia del viejo mercado

En estos días ha caído en mis manos un librito editado por Gestocomunicación y que en su día se distribuyó a través del diario Odiel (ya empezamos, la primera bala nostálgica entre ceja y ceja). Recorriendo sus letras y sus fotos he sentido una inmensa nostalgia del viejo mercado de abastos del Carmen. He reconocido a más de un tendero y viendo esas imágenes casi he podido oler y saborear ese ambiente tan particular, que al principio provocaba rechazo por húmedo y pringoso y luego te dejaba enamorado de lo auténtico; porque sólo lo que es auténtico mancha y duele, el resto como mucho aspira a ser cómodo. Sí amigos, yo era de esos friquis que se iba con la cámara a dejar testimonio y nadie lo entendía, pero luego me consolaba tomándome una cerveza y una tapa de croquetas en El Miguel (otro de los retratados). Y entonces, cada sábado, esa rutina me hacía sentir que la vida era ordenada y justa.

Imagen

Al de ahora ya no voy nunca. Sí, es más grande, más fresco, más limpio y más cómodo; y también es menos mercado. Más caro, con más gente, y se me han borrado los rostros de algunos de mis tenderos favoritos y a otros ya ni los encuentro. En cuanto al Miguel: pudiera jurar que las croquetas no me saben igual y ha cambiado su prientación norte por una al sur que, vaya por Dios, al final no le favorece.

Y sí, de acuerdo, lo habéis adivinado. Pertenezco a esa clase de nostálgicos rabietas que lee en papel, escucha vinilos y de vez en cuando tira un carrete. Al que no le guste, que no mire.

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Cantero ha resucitado… ¡Viva Cantero!

CANTERO ROCK: CHRISTIAN KJELLVANDER

Jueves 31 de enero de 2013 – 21 horas

Las cocheras del Puerto

Entradas: 5 € Comunidad Universitaria – 7 € General

Venta de entradas: en el Área de cultura de la UHU (Dr. Cantero Cuadrado, 6) de lunes a viernes de 8 a 15 h. y una hora del concierto en la propia sala.

Christian Kjellvander es un músico danés especializado en sonidos de raíces americanas como el country o el indi folk. Comenzó su carrera en los noventa con bandas importantes como Loosegoats o Songs of Soil, y ya mas tarde en solitario giró por Europa como telonero de the Cardigangs. En los últimos años, giró con su banda y/o familia tocando en cualquier sitio, desde las mejores salas de conciertos, tejados de bloques de edificios parisinos a los salones y patios traseros de entusiastas de la música en Europa y Estados Unidos. Christian viaja ofreciendo su música a todo aquel interesado en escucharla.
Su último álbum, «The Rough and Rynge» (2011) fue grabado junto a su banda en vivo, en apenas cinco días y es considerado el más completo hasta la fecha. Viene a Huelva presentando este trabajo desgarrador, en un concierto que la crítica define como íntimo y elegante.

Para más inforamción visita la web del artísta: www.christiankjellvander.com

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

más versos, por favor…

Y más blog. ültimamente lo tengo pelín abandonado, lo sé. Supongo que la vida de bloguero se me hace dura; o no se me ocurre qué poner.

Bueno, en realidad hace tiempo que quiero retomar mi vieja afición a los versos. Siempre han sido simplones y escasos, así le sale al menda la poesía. Si tuviera que escribir odas de cientos de versos creo que me cortaría las venas. Pero hete aquí que me he animado a escribir otra vez gracias a un regalillo de los reyes… del año pasado. Me habían traído una colección de palabras con imanes para colgar del frigo. Se supone que es para formar mensajes como «no me esperes a comer» o «ha llegado el paquete de Correos». Pero a mi me han invitado a volver a componer algunos versillos. Los monto sobre una fina plancha metálica, lo que añade a mi clásica tacañería lírica una constricción más: no caben más de cuatro líneas. Así me quedan una especie de Haikus involuntarios que coloco sobre la cómoda de mi dormitorio, que ahora no está en mi dormitorio pero esa es otra historia… Este que os transcribo es el último (¿o el primero de una serie?):

nº 1

Oye la voz muerta en el destino

porque a menudo estamos templados

en el silencio

como niños cansados que esperan

la feliz hora imantada del bocadillo

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Campanilla, arma de destrucción masiva

Es que ayer me fui con una sobrina estupenda que tengo al cine. Y la verdad es que lo había visto todo menos… Campanilla y el secreto de las Hadas. Buf. Este tipo de películas son, por sí mismas, tirando a alucinógenas, pero es que después del arrebato intenso de neorealidad drámatica en vías de desarrollo del Festival de cine Iberoamericano el choque estético es incontestable. He salido del cine convencido de que Campanilla es, de hecho, un arma de destrucción masiva para niñas preadolescentes. No tengo mucho tiempo ahora de escribiros una crítica sesuda, sólo quisiera destacar algunos detalles signioficativos…

a) Campanilla es muuuuuy mona, pero como al estilo niñatilla pija de boquita de piñón y ojazos azuletes. Tiene una cinturita de avispa que ya la quisiera la guarrona de Katy Perry y usa minifalda ecológica (porque es una hojilla medio rota). Hasta sexy resulta el hadilla de tanto en tanto.

b) Campanilla y sus amiguitas (todas exáctamente iguales porque, al parecer, en el país de las hadas no las hacen bajitas, ni gorditas, ni con acné, ni tan siquiera un poco feítas) siempre están de fiesta. Hasta cuando trabajan duramente recogiendo los copitos del invierno (¿estarán dadas de alta?) ríen y disfrutan como en una buena fiestecita pijama o party de postín.

c) Se pasan el día revoloteando pero nuncase les mueve un mechón de sus peinaditos fashion y sus naricitas hacen tiernos mohínes a cada ratito, mohínes que se incrementan exponencialmente cuando hay un fornido duende cerca. Cada cara que ponen es una perfecta imagen para su perfil de Facebook…

d) Se quieren tanto, son tan amigas… pero si a una se le rompe una alita. ¡Ay Dios! La echan del poblado, se le acabó la vida rica, seguro que la mandán a la lista del paro o a prostituirse a algún club de carretera porque en el país de las hadas no hay sitio para la imperfección ni para la diferencia.

e) Bueno sí, hay una hada chinita y otra negrita. La chinita se parece a Charmane Star y la negrita a Halle Berry. Con eso se cubre la cuota de diversidad racial: abstenerse gitanas, rumanas, árabes, mongolas o bantúes. Hasta que no tengáis un lobby poderoso dando el coñazo en Hollywood no os meterán en las películas que moldean la mente de nuestra tierna infancia.

f) ¿Por qué todos los duendes de los que se enamoran nuestras simpáticas haditas parecen jugadores de fútbol y los que son bajitos o gorditos sólo hacen papel de gilipollas?

Ruego a Dios, en fin, que una misteriora fuerza cósmica borre los archivos de Walt Disney, porque nuestro futuro está en peligro. Y si no, fijaos en la foto. Imaginad que esta moda Campanillesca  se extiende también al género masculino…

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

todo está en el cine (iberoamericano)

Hombre, todo todo… no. Pero hay muchas cosas sabrosas en ese cine. Por cierto, ¿saben que iberoamérica es una palabra que nadie usa, sólo los íberos? Pero eso es harina de otro costal. Lo que yo os quería contar es que, dentro de mis limitaciones, voy visitando algunas de las películas del festival de cine de este año. Por ejemplo, el lunes me fuí al Gran teatro para ver Mai Morire (nunca morir, en italiano; ni idea de por qué una película mexicana tiene título italiano, ni siquiera si verdaderamente es italiano…). Ya había visto el año pasado Parque Vía, que me pareció prometedora, pero excesivamente morosa y áspera (o así la recuerdo). Mai Morire es una buena película que sigue la misma estela desnuda y austera que su antecesora. Quizás demasiado (a los no cinéfilos les parecerá más bien tostón; suponiendo que a alguien le importe la opinión de los no cinéfilos). Algunos diálogos son tan esquemáticos que saben a poco y en algunas escenas hay dicciones inexpresivas y una visión completamente estática de la historia, casi como si la acabaran de descongelar. Pero entonces llegan esas imágenes del mundo acuático de Xochimilco, y esa canción magnética que abre y cierra la película sobre la frente morena de la protagonista… y te felicitas de que exista el festival de cine iberoamericano en tu pequeña ciudad. También estuve en las cocheras del puerto (que lugar ha ganado Huelva… para lo escénico) unos días después viendo Los niños salvajes, que venía precedida de buena crítica en Málaga para Patricia Ferreira, su directora. Rodada en Cataluña y en catalán, la película nos cuenta justo la miseria del otro lado. No es la escasez de Xochimilco, sino la manera en que nos deformamos desde niños bajo el peso de la abundancia material que es como una losa… que está toda vacía. Otra película (dura) para disfrutar (hasta el final, que se desmadra narrativamente un poco). Tomen nota. Y todavía hay festival!!!!

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

lluvia de palos…

Ayer sábado se me ocurrió visitar la antesala del festival iberoamericano. Un espectáculo de danza (pretendidamente ritual pero descaradamente contemporánea) y percusión (descaradamente precolombina pero vigorosamente actual) que ofrece el programa del otoño iberoamericano. Creo que ando todavía medio conmocionado. Y no me refiero a las desnudeces de las bailarinas, que a mis edades ya van haciendo mella, sino por el derroche de pericia con que los componentes de la compañía mexicana ofrecieron exáctamente eso: una atronadora lluvia de palos, de piedras, de agua, de maderas dulces y de maderas opacas, de bramidos, bufidos, suspiros; una lluvia polirítmica que nos fue despertando a todos para, al final, hacernos menearnos inquietos de puro gusto en nuestros asientos. La cosa empezó con frio y una figura femenina brotada de una arena sucia que escupía piedras y alumbraba con sorprendente fluidez máscaras de terror mochica, por lo menos. Para mí que más de uno lamentaba haberse comprado la entrada. Pero los percusionistas se encargaron de calentar el ambiente: sincronizados, fundidos, a veces deslizándose unos detrás de otros; otras peleando por el territorio. Cuando las luces se apagaron, pocos fueron los que se resistieron a aplaudir soñando que el apluso se fundiera con tanto ritmo. Y hubo bravos y un par de salidas a escena. Viva el otoño iberoamericano. Viva el ritmo…

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

tras la lluvia

Admitámoslo. Hay ciudades a las que favorece la lluvia y otras que se afean. Por alguna razón, creo que nuestro rincón brilla un poco mejor tras la lavativa obligada del agua torrencial, que por estos lares mana como Pedro por su casa. Esta mañana no eran ni las diez y media y Huelva lucía desconsolada, pero desgarbadamente bella tras el velo gris de la tormenta. Las calles medio desiertas y húmedas; los maniquíes de los escaparates parecían contemplar los regatos de agua, aburridos, como si intuyeran que nadie vendría a visitarlos. Los carteles se fundían pegados a los muros y la chatarra se oxidaba amontonada en una esquina sin que nadie le prestara atención. Todo el mundo caminaba con premura, salvo algunos personajes extravagantes que vacilaban entre seguir avanzando o dejarse empapar. Qué tendrá la lluvia, que a algunos les invita a salir corriendo y a otros nos detiene en mitad de la nada.

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

debe ser duro, partirle la cara a una esponja amarilla… (otro zapping del mundo real, claro)

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized